Votación por orden de preferencia

RepresentWomen observa la representación y el liderazgo de las mujeres en Estados Unidos y en todo el mundo para identificar las "mejores prácticas" para crear un gobierno más representativo. Nuestras investigaciones indican que, si bien cada vez más mujeres se postulan a cargos, las normas y sistemas electorales tienen un papel esencial en la determinación de los resultados electorales. Como se puede ver en ambos informes de 2016 y 2020, vemos que los resultados electorales para mujeres y personas de color suelen ser mejores en jurisdicciones que han implementado la votación por orden de preferencia (RCV, por sus siglas en inglés)

infogram_0_c5dbfb7a-ea4e-49ab-8f39-ba921fcd824c(DONE) RCV Mayors - Gender and Race (Spanish Translation)https://e.infogram.com/js/dist/embed.js?AMntext/javascript

En la actualidad, 21 jurisdicciones en todo EE. UU. utilizan la votación por orden de preferencia; seis estados la utilizan para votantes en el extranjero y militares, y siete localidades adicionales, además de Alaska, han votado por adoptar la RVC. 

infogram_0_04f2550b-c138-496e-949b-4d2d07bd458a(DONE) RCV in USA (Spanish Translation)https://e.infogram.com/js/dist/embed.js?2Lstext/javascript

Cómo ayuda la RCV a las mujeres: La votación por orden de preferencia mitiga algunas de las barreras de representación que prevalecen en los sistemas de pluralidad con un solo ganador. Específicamente:

  1. La votación por orden de preferencia elimina el efecto de división y fuga de votos. En una elección por orden de preferencia, muchas mujeres pueden postularse como candidatas sin tener que preocuparse de dividir el voto. En una elección por orden de preferencia, hay menos incentivos para que los "guardianes" o dirigentes de los partidos, desalienten a las mujeres y personas de color a postularse, y menos motivos para que posibles candidatos decidan no postularse en un primer lugar. 
  2.  La votación por orden de preferencia incentiva la realización de campañas positivas. Las elecciones RVC son más civiles porque los candidatos tienen el incentivo de encontrar puntos comunes entre sí para obtener el apoyo de los seguidores de sus competidores. La votación por orden de preferencia incentiva la formación de coaliciones y la realización de campañas comunitarias populares, acciones que tienden a centrarse en los aspectos positivos y las similitudes entre los candidatos. La evidencia anecdótica sugiere que es más probable que las mujeres se postulen en un ambiente electoral positivo y se sienten más cómodas pidiéndoles a los votantes que las elijan como su segunda o tercera opción. 
  3. La votación por orden de preferencia recompensa las campañas centradas en los problemas. En vez de invertir tiempo y dinero en anuncios agresivos, los candidatos en elecciones de votación por orden de preferencia pueden concentrarse en llevar a cabo campañas más sustanciales centradas en los problemas. Estas campañas permiten la realización de debates civiles específicos sobre asuntos relativos a las políticas y al electorado, lo que ayuda a los votantes a tener una mejor idea sobre a quién quieren votar, al mismo tiempo que brindan una mejor plataforma para las candidatas mujeres. 
  4. Las elecciones por orden de preferencia son menos costosas. Las elecciones RCV eliminan la necesidad de los votantes de volver a la cabina electoral para una segunda vuelta. Como esta situación consolida la temporada electoral, las ciudades y los candidatos ahorran dinero. Las elecciones por orden de preferencia también reducen los costos de postulación de los candidatos; esto puede ser especialmente importante para las candidatas mujeres que se postulan a cargos a nivel local por primera vez. 
  5. Las elecciones por orden de preferencia garantizan resultados representativos. En general, la votación por orden de preferencia garantiza que los candidatos en elecciones con un solo ganador ganen por una mayoría real, y no por pluralidad de votos. Los funcionarios electos, en especial aquellos considerados dirigentes "no tradicionales", gobiernan mejor cuando tienen un cargo de dirigencia.